loader image

 Juega al Rugby  |  Colabora  | 20 años  |  Seguro Deportivo  EnglishSpanish

Los romanos modificaron el calendario para acomodarlo a las campañas contra los celtíberos de Numancia. A partir del pasado sábado, 25 de Septiembre de 2021, tendrán que modificarse de nuevo los calendarios para fijar ese día como como nueva era del rugby Soriano veterano con el XV de Hortaleza como telonero de la puesta de largo de la asociación de veteranos de rugby Soria. La cita fue en el campo “El Cantaro de Quintana Redonda”, nombre resonante y evocador de gestas medievales que presagiaba un encuentro colosal.

El viernes comenzó la maquinaria a echar humo.  El whatsapp oscuro de los añejos, donde se evacúan las inconfesables querencias de nuestros viejos jugadores, batió todos los récords de velocidad en preparación de listados en los que uno se apunta a lo largo de la temporada. Óscar Peti, avanzadilla en Soria, llamaba a apuntarse a quien quisiera chorizo cular. La respuesta inmediata del equipo con más de veintitantos chorizos en cuestión de minutos hizo romper los stocks de la tienda de aprovisionamiento. Hacía Soria nos dirigimos  más de 30 añejos; Renacido, Cejas, Santi, Mito, Joseba, Candyman, Trooper, Pitufo, Peti, Begines, Colme, Donaire, Asterix, Fabio, Jota, Jojajota, Maño, Meñique, Cuadrado, Geppetto, Patas, Ayerdi, Ñigo, Jacson, Boy, Dago, Bonifaz, Hotdog, Elias, Mapache y un servidor. Además, nos acompañaron las fieles seguidoras del Añejo Carmen e Inés, a quienes acompañó, en este caso, Itziar. El viaje se realizó en distintos vehículos a distintas horas, pero el grueso de la expedición no dejó pasar el desayuno en Medinaceli, con sus torreznos, con su pincho de tortilla y bocata de chorizo. En este caso, perdonamos los huevos fritos de la Alcarría porque ya se sabe que los huevos fritos tienen mucho colesterol.
Al llegar conocimos a nuestros rivales, y el emplazamiento: la asociación de veteranos rugby Soria. Un equipo nuevo, jovenes y fuertes, algo escasos de efectivos a los que apoyamos con jugadores de refresco y árbitros para la ocasión. Habían acondicionado el campo de fútbol para la ocasión y aunque algunas de las medidas eran más bien cosméticas, el césped y el día eran de primera calidad . 

de ver y jugar.

La asociación de veteranos de rugby Soria adaptó el campo de futbol al rugby con cierta premura.

Nuestra concentración en los vestuarios se centró en la preparación de la Haka inicial, en recordar que Fabio, nuestro entrenador,  olía más a entrenador muerto que Koeman y que Peti no se acaba todos, todos, todos  los caciques con cocacola hasta el final. También presentamos a Spyro, un dragón de peluche que han comprado los capitanes y que va a acompañarnos a partir de ahora porque, según entendió el cronista, necesitábamos más público en la grada de nuestros partidos.
 
Y con todos estos acercamientos al partido y concentración,… ¡Así nos fué! …Nos cayó la del pulpo. Ellos hacían un juego sencillo, delantera pesada y avance de metros. Nosotros esperábamos a que vinieran, poniamos pegatinas y les parabamos arriba. En los primeros compases del encuentro nos cayeron 4 ensayos, todos de delantera y de similar factura, por uno nuestro.
 
Las consiguientes arengas, el cansancio de nuestros oponentes por escasez de efectivos (Elías, Bonifaz y Trooper jugaron de refresco con ellos. Trooper hizo internadas increíbles entre nuestras filas) hicieron que se abrieran huecos entre nuestros oponentes y entre la pillería de Peti por la gatera y la velocidad de nuestra línea, acabamos por darle la vuelta al partido. Entre las efemérides del partido cabe mencionar que Colme se estrenó con doble ensayo, que Jota y Mito se reestrenaban después de larga ausencia; dos y tres años respectivamente. Que Jackson se retiró con una costilla dolorida después de un ensayo no aceptado por el árbitro y que a Pedro itPufo, nuestro capitán tuvo que repegarse la oreja con 5 puntos. Seguramente la tenía debilitada por el intensivo uso que hacemos de ellas ahora en la nueva época en el que este órgano ha revitalizado sus funciones como soporte y enganche de las mascarillas, las gafas, los auriculares, y en algunos casos, cigarrillos y lápices.  ¡Animo a los dos! 
 
Y después de una merecida cerveza en el campo, nos trasladamos a la estación del tren donde ingerimos unos torreznos increíbles y una caldereta de costillas y patatas de rechupete cocinadas en un caldero digno de Obélix y procedimos a los consiguientes cánticos entrando rápidamente en la fase de exaltación de la amistad. La Asociación de Veteranos de rugby Soria, mostró mucha inteligencia y velocidad de reacción en uno de los momentos del tercer tiempo. Los sorianos nos hicieron entrega de una fíbula, caballito de Soria como recuerdo del evento. Nosotros, que habíamos entregado ya nuestro recuerdo en el campo, nos vimos sorprendidos y sin capacidad de respuesta. Así que propusimos regalar a Mito como recuerdo. Rápidamente rechazaron la propuesta. Hubo, luego, por supuesto, promesas de continuidad, planes de revancha y el difícil reto de superar el tercer tiempo que los sorianos nos brindaron cuando vengan a visitarnos al Hortal.
Después de despedir al tren de las 7 con la propuesta de calvo que se merecía, los supervivientes nos desplazamos a Green, un pub que estaba al lado de la plaza de toros donde estaban lidiando una corrida de Miuras. Ni cortos ni perezosos, la troupe que quedábamos pensábamos que era un buen marco para la fase de cánticos alegóricos y bailes regionales así que nos colamos por la puerta de sombra, aprovechando que nuestra zamorana tricolor  pudiera ser algo del espectaculo, como los forçados, banderilleros payasos o algo así.  
Fase de «verdades» y «me caes bien» en la corrida.
 
 
Y desde los tendidos y la naya, nuestros añejos se desperdigaron por los rincones más procaces y escondidos de la ciudad diseminándose cada uno en sus quehaceres y sus placeres, unos más en grupeto que otros, pero entre todos saboreando la ciudad cada cual a su manera. Y justo antes de la fase de subida de temperatura y desarrollo de la líbido, este cronista culminó el primer tercer tiempo de la pandemia que tanto hemos echado en falta desde el fatídico 14 de Marzo de 2020 cuando se declaró estado de alarma y el mundo cambió. . 
 
No hemos hecho recuento de los añejos desde que hemos vuelto. Se sabe que algunos han llegado a visitar el monte de las ánimas. Así que no nos extrañemos si en los recientes certámenes que se celebran, entre los espíritus de templarios que se aparecen, hay uno con la camiseta zamorana tricolor. Seguro que es el que se la ganó al mus a uno de los nuestros un 25 de Septiembre de 2021.  
 
De todo ello, Doy fe en Madrid a 27 de Septiembre de 2021.
 
¡Aúpa XV!
 
El Ciclón del Hortal
 
 
¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!