loader image

Que si martes 13, que si viernes 13, que si es el número de mal agüero, que si trae mala suerte… ¿Cuántas cosas se dicen del número 13? Muchísimas, y ninguna positiva, desde luego. Pero todos esos mitos se desmontaron el pasado sábado 20 de noviembre, cuando 13 dragonas se enfrentaron al equipo de Alcalá.

Los nervios estaban a flor de piel y era inevitable que las inseguridades aflorasen, pero de lo que no había ninguna duda era de que iban a dejarse la piel en el campo. Y eso hicieron. Durante los 80 minutos que duró el encuentro, las chicas no dejaron de jugar a su juego, organizado el ataque, mejorando en el propio campo la defensa y, como siempre, aprendiendo y disfrutando del deporte que nos une.

No fue un partido cómodo ni un partido fácil; hubo que luchar, claro. Pero el esfuerzo dio sus frutos en forma de ensayos, no sólo de nuestra intrépida zaguero, sin ningún miedo de romper la línea de defensa para posar bajo palos, sino también de nuestra fantástica delantera, que solo a base de pick&goes atravesó 20 metros sin parar hasta sumar puntos. Y así, poco a poco, la ansiedad del principio fue disipándose para dejar un partido divertido, en el que probar nuevas jugadas, movimientos, posiciones.

El partido del sábado demuestra una vez más que la perseverancia y el no rendirse son dos de los pilares de nuestro equipo, y ya hablando desde lo más personal, no podría estar más agradecida de este equipo, de cómo está creciendo y hacia dónde estamos avanzando. ¡Arriba, dragonas!

Crónica: Marta Ventura «Rayita»

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!