loader image

 Juega al Rugby  |  Colabora  | 20 años  |  Seguro Deportivo  EnglishSpanish

Crónica desde Pandora.

Cierre de temporada. I Festival de Rugby Valladolid de Veteranos.

 

Y el día de la singularidad espacio temporal llegó, y de múltiples cofines de la piel de toro, equipos de veteranos nos pusimos rumbo a Valladolid para participar en el Festival de Rugby Valladolid de Veteranos. Una oportunidad extraordinaria de compartir con equipos de otros lugares un jornada intensa y gloriosa. Una jornada que nos evocaba recuerdos como los vividos como equipo en Cantabria, en Lisboa o en Madrid. Una extraordinaria oportunidad para acabar la temporada de forma pletórica.

Por nuestra parte, a una hora intempestiva, criminal para ser sábado, las 7,30, los viejos dragones nos fuimos juntando en los aleñados de la cueva del dragón para emprender nuestras andanzas hacia tierras pucelanas. El madrugón y promesa de un día tórrido no mermaba las ganas y ánimo de este grupo de descerebrados. Tras hacer recuento los viejos dragones nos metimos por grupos en los coches que cruzarían los 200Km hasta el terreno de juego…

Ya en ruta, y como los Añejos siempre fuimos muy obedientes y solidarios, cuando nuestras santas nos insisten mucho en algo, lo obedecemos de forma grupal seguimos los deseos de la mujer de Oterix para parar en un bar de carretera llamado “La Pausa”. Nos dirigimos allí sin ponerlo en duda, buscando un chute de cafeína que nos diera fuerzas para arrancar una jornada que prometía ser muy intensa y dura.

El alto en el camino y con el chute de cafeína en el cuerpo recorrimos la recta final del trayecto. En el Pepe Rojo nos esperaban los que habían ido en avanzadilla.

El recuento cuadraba, estabamos los que habían confirmado asistencia, Antonio (chino), Teacher, Cejas, Aliaga, Paco, Jaime, David G, Colme, Juancho, Santi, Mito, Cuadrado, Geppeto, Hot Dog, Juanín, J.J., Joseba, Mapache, Patas, Donaire, Peti, Borrascas, Carlos Huguet, David Boy, Miguel, Quique, Ayerdi, Oterix, Brasas y un servidor, Avatar, capitaneados por Renacido y  Andersen, bajo la tutela de nuestro extraordinario equipo técnico Rafa y Ñigo.

Todos preparados, todos con ganas de disfrutar de un gran día.

Pero al llegar, recibimos la petición de soporte y apoyo de nuestros amigos de Fuencarral. Nos habían avisado que iban justos de efectivos y necesitarían refuerzos, pero su situación se había agravado, algunos de los suyos llegaban tarde, y eran 13, a 10 min de su primer partido, nada menos que contra Jurassic VRAC. La solidaridad del XV no se cuestiona y hasta 6 dragones se pusieron a disposición para echar un cable … en frío, contra un equipo de primerísimo nivel. Una forma alternativa (y poco recomendable) de hacer un calentamiento con intensidad superior.

De una forma más convencional, el resto de añejos preparaban cuerpo y mente para el primer lance. CAR.

 

Cáceres Amigos del Rugby– Añejos del XV Hortaleza

Empezó el partido con gran concentración de ambos equipos. El CAR, por su propia tendencia (buena parte de sus integrantes siguen en activo en competición senior). El XVH por el ejercicio de concentración al que nos había imbuido el Ñigo y Rafa.

Esa concentración se tradujo en un partido rocoso, disputado con jugadas muy limpias pero muy intensas, en las que los equipos alternaban posesión y domino de juego.

El CAR empezaba a inquietarse al ver como un equipo formado 2/3 de padres de jugadores les plantaba cara de forma seria y ordenada.

El partido avanzó con una muy seria faena defensiva de ambos equipos. El XV pecaba de ingenuidad dejándose pescar el balón de forma reiterada cada vez que era placado.

En una jugada en medio de campo, teniendo el oval Geppeto, éste le fue arrebatado con un placaje, ignorando su pantalón rojo. Esa jugada tuvo como reacción, que todo el equipo del XVH se quedara parado esperando que el árbitro invalidara la jugada, que acabó culminando posando el balón bajo palos, ante la incomprensión de propios y extraños. El marcador se abrió de forma desconcertante en favor de CAR. Tras esa jugada, Geppeto se olvidó de su prótesis y entró con todo como si llevara pantalón negó tizón.

Intentamos contrarrestar con nuestro juego jovial y aunque no tan perfeccionado sí trabajado. Tras dos fases de ataque en delantera, Peti abrió a la línea a Paco, éste a Juanín, quien pasó a Avatar que encontró un resquicio, y entró rompiendo la línea, estando obligado a pasar en 22, con varios rivales descargó a JJ que recordándonos la mejor versión de Uru, dejó caer el oval de forma inmisericorde.

El partido avanzaba y en un momento desconcertante, ante un envite del CAR, el XV con una aguerrida defensa consiguió arrebatar la posesión, moviendo el balón a la línea, aún en zona de línea de 5. Teniendo el balón Quique entregó cortésmente el balón … a un jugador del CAR que se emborrachó de balón y posó. El tanto no subió al marcador por no haber realizado el exigido pase en 22.

El CAR siguió apretando hasta que una trabajada jugada consiguió superar la línea añejil para que subiera el 2-0 al tanteo.

El XV lejos de bajar los brazos se entregó con más intensidad para seguir apurando opciones.

En una jugada defensiva, el apertura del CAR pateó desde 22, Avatar jugando de zaguero, recuperó el balón, se adentró descargando el balón en Patas que se aventuró en línea recta contra las defensas contrarias. Fue placado de forma contundente, … y cayó de forma ingenua e inocente con el balón sobre el pecho, que le fue arrebatado sin compasión….

El partido no dio más opciones, concluyendo tras un gran estreno por ambos equipos. Los viejos añejos habían hecho un partido muy serio, sólo empañado por pequeños detalles, como falta de picardía al ser placado y no exponer de forma tan directa el balón o nimiedades como ignorar lo que entrenamos e ir a nuestra puta bola.

 

Acabado el partido, pudimos disfrutar de una refrescante pausa a unos 40ºC a la sombra (pero qué sombra!!! dónde está la sombra!!!!). Algunos inconscientes empalmamos, volviendo a apoyar a un Fuencarral que seguía justo de efectivos. Será por ganas….

Al finalizar ese encuentro de transición, pude repartir algunos plátanos para que alguno de los aguerridos dragones pudieran recuperar energía (no cuento la cara de la tipa del super el día de antes cuando me llevé 12 Kgs de plátanos…. Debía pensar que tenía un zoo, qué cerca de la verdad estaba sin saberlo).

Mientras tanto, aprovechando el impás entre partidos, uno de nuestros referentes, Borrascas, hizo una demostración de ser hombre de otra época. De forma cordial se acercó a Gema, una gladiadora de El Chami, nuestro siguiente rival, preguntando cortésmente si por su condición de jugadora tenía que tener alguna consideración especial. Gema, haciendo gala de ser milenial, le recordó que esas consideraciones estaban fuera de lugar. Ahí, la que sería nuestra próxima rival fue más gentil que Borrascas, porque le podía haber preguntado a la inversa si para tipos talluditos como nosotros ella tenía que reducir intensidad, y tuvo la galantería de omitir ese comentario totalmente legítimo.

Con las fuerzas semirecargadas, nos metimos directos en el segundo asalto, contra El Chami.

Un partido que, en realidad, había empezado en Junio de 2019. Con la conclusión del enfrentamiento El Salvador vs Añejos del XV Hortaleza, con un merecido empate. Nuestros amigos del Chami, se habían quedado con las ganas de haber conseguido una victoria e iban a jugar incluso con un poco más de motivación de la ya de por sí natural entrega con la que siempre juegan.

El Salvador – Añejos del XV Hortaleza

El Salvador salió extraordinariamente centrado, en contraposición de los Añejos (vaya caraja).

En la primera jugada del partido, la recepción del XVH del kick off fue muy torpe, el oval que iba a recibir el Abuelo, acabó cayendo a trompicones botando y rebotando ante la atenta mirada de los dragones … en ese impás, un jugador de El Chami, con una concentración propia de un partido como el que era, recogió el balón y sin casi oposición se metió en in goal para posar el primer tanto.

No cundió reproches entre los Añejos aunque sí llamadas de atención y ánimo. Entramos en el partido.

El juego se desarrolló de forma muy disputada, y muy seria. Hubieron avances muy fuertes por ambas partes, seriamente contestados por las líneas de defensa del otro equipo.

Los dragones estuvieron extraordinariamente serios, conteniendo de forma reiterada los avances de El Salvador que jugaba de memoria, desplegando la línea de forma totalmente automatizada, con una delantera muy contundente, que entraba con fuerza y entrega en cada jugada, no dando ningún ruck por perdido hasta oír el pitido del árbitro. Cada metro ganado era conquistado con sudor y esfuerzo por ambas partes.

Un servidor intentó romper la línea hasta que se topó contra un goliat con número 23 en la camiseta contra el que se estampó y salió rebotado como si hubiera chocado contra una roca (pero qué come esta gente!!!).

En una jugada muy orquestada por parte de El Salvador, jugando a la mano, se escaparon por la banda izquierda para posar el balón bajo palos. Ponían el 2-0 en el marcador.

Como respuesta, el XV reiteró en su juego de concentración y despliegue de la línea. En esta ocasión, el balón voló a lo largo de la línea, que fue reforzada por los terceras, esa incorporación, hizo que David Boy propiciara el ensayo del XVH, poniendo el 2-1 en el marcador.

Se sucedieron ataques de la delantera, en las que apoyos y combinaciones de Joseba con Mito y Chino permitían esporádicos avances.

En las postrerías del partido Borrascas jugando de 14, avanzó en una escapada por la banda, encontrándose de frente a su ya vieja colega Gema. Borrasacas intuyendo que le podría costar esquivarla con una maniobra de evasión (ya se había demostrado que no era fácil evadirse de esta jugadora), hizo uso de un recurso no muy habitual en él, y tiró de repertorio que no por no practicado, es desconocido para él, y entró percutiendo. Ni los más viejos del equipo recuerdan a Borrascas percutiendo. Salió victorioso de ese lance, pudiendo avanzar más de 20 metros en línea recta paralelo a la banda, aunque el balón en la jugada posterior acabó saliendo por banda.

El marcador no se movió más.

Un partido del que salimos orgullosos del esfuerzo realizado, la seriedad de todo el equipo y la incontestable demostración de orden y entrega en todo el partido, en el que por fin se vieron cosas que se habían trabajado en los entrenamientos.

 

A esas horas, tras varios partidos (algunos hicieron doblete apoyando a equipos que habían acudido mermados), y tras horas expuestos a un sol de justicia, nos esperaba algo menos de un par de horas hasta el primer partido de la tarde. Muchos pasamos por las duchas, más que por asearnos, por refrescarnos y bajar la temperatura corporal, aunque fuera por unos minutos. Eso sí, todos nos enfundamos la prenda más estilosa que ha visto la faz de la tierra, esa camiseta de color amarillo canario que hacía que se nos viera desde la lontananza.

La organización había preparado un menú de batalla, a base de pasta, pollo, patatas y cerveza. Qué más necesitábamos??? Hidratos de Carbono para recuperar algo de combustible y seguir el Festival…

Como el gran número de añejos no cabía en las mesas, … nos instalamos en las gradas que hicieron de extraordinario catre improvisado para descansar unos minutos antes de volver a enfundarnos la elástica.

El siguiente partido sería contra Fuencarral, el mismo equipo al que habíamos apoyado en las fases previas. Sería un partido intenso y exigente, igual que los de la mañana. Ahora, eso sí, con ambos equipos lastrados por un importante esfuerzo de toda la mañana, por el calor y unas ganas locas de echarse a la escasa sombra a echarse una siesta como mandan los cánones…

 

Fuencarcas – Añejos del XV Hortaleza

Se inició el partido de forma intensa. La última vez que Añejos se enfrentó a Fuencarral, éste demostró que el término amistoso no es sinónimo de baja intensidad.

Con ese antecedente muy presente, el equipo de Añejos hizo un gran esfuerzo de concentración y activación, venciendo a la galbana que nos embargaba sin piedad. No era momento de distracción.

Los balones eran muy disputados, cada intento de avanzar era frenado de forma contundente. Fuencarcas se sorprendió de una intensidad que no había visto en el duelo anterior. Fuencarcas alternaba juego de delantera, basado en pick and go, o internada de familias con aperturas a la línea con intentos de ruptura con primer y / o segundo centro.

Añejos jugaban a lo suyo, con un juego engrasado y perfeccionado trenzando jugadas de la línea, ora haciendo jugar al cerrado, ora con loops y saltos, ora con cruces falsas, …

Un partido intenso y vistoso.

En un momento del partido, estando el XV iniciando una jugada en su línea de 40, abrió el balón a la línea, hasta que llegó a Avatar, que viendo una rendija entre las líneas, la explotó aprovechando una tímida corriente de viento para coger velocidad. Tuvo el acierto de hacer algún cambio de ritmo y velocidad dejando atrás a algún fuencarralino. En zona de 22, sobre línea de 5, reduciendo la velocidad a estándares propios de este sistema planetario, esperó el apoyo para realizar el pase final que se materializó gracias a la llegada de Patas que ensayó a placer.

Fuencarral sintió ese ensayo como si lo espolearan y lejos de venirse abajo subió su entrega, que gracias a la seriedad defensiva añejil, fue estéril.

El partido acabó con un 0-1 en el marcador a favor de XV Hortaleza.

 

Las circunstancias quisieron que en el enfrentamiento entre Beerbarians y CRC ganara CRC, que tenía un equipo incompleto, reforzado por filas amigas. Quedaban dos cruces de equipos desiguales, unos equipos completos contra equipos incompletos. Mientras se decidió que hacer y dejar descanso a los jugadores del último partido pasó suficiente tiempo como para que con el calor y cansancio acumulado, algunos nos saliéramos mentalmente del torneo.

Hay recursos gráficos que se ven más dragones tirados en el césped que alemanes en las playas del Levante.  Toda una estampa que reflejaba la vitalidad y el sentir del equipo.

Se decidió una solución de compromiso. Haríamos un triangular durando cada partido 12 minutos. Una solución que no era mala, aunque un poco forzada a esas alturas de la jornada.

Beerbarians– Añejos del XV Hortaleza

Los añejos que habían tenido menos minutos en el último partido, salieron con toda la intensidad y energía que les quedaba. Poca. La justa para poder hacer un partido serio, abortando los lances celtas e impedir su avance.

Tampoco surtieron efecto las embestidas de los Añejos.

En un lance del partido, estando atacando y habiendo roto la línea, en zona de 22, sobre línea de 5, Paco, en un acto que nos dejó a más de uno desconcertado, queriendo cumplir con la obligación de pase en 22, realizó un elegante pase, con une ejecución impecable realizó un pase a la mano limpio … a un jugador del Beerbarians. Algunos lo atribuyeron a una inconmensurable generosidad, otros a que como había jugado con otros equipos ya no sabía de qué camiseta eran los suyos.

A pesar de que los esfuerzos no se vieron reflejados en el marcador, se vieron grandes jugadas, por ejemplo un Teacher pletórico rompiendo la línea tras una percusión directa, que permitió al equipo avanzar 15 metros hasta ser frenado. O grandes placajes de Aliaga y Coletas. Una oportunidad para que algunos jugadores con menos tablas pudieran reivindicarse y graduarse con toda autoridad.

Entre las líneas del equipo celta, un viejo guerrero portaba un pantalón amarillo (intocable) que en una jugada de golpe de castigo en zona de 22, aprovechó su condición para avanzar sabiendo que no iba a ser detenido. El ataque fue abortado, aunque esa jugada no fue bien recibida por la parroquia añejil.

En cualquier caso, el breve partido acabó con un marcador de empate a nada, que otorgaba el primer punto a un orgulloso equipo de Beerbarians.

 

Quedaba el último empujón para concluir el Festival. Tocaría jugar contra un Barbarians de retales de equipos.

Barbarians (CRC & Fuencarral & Beerbarians) – Añejos del XV Hortaleza

Con las fuerzas muy justas y con la única motivación de acabar el Festival, inició el partido.

El equipo formado por los Barabarians entró con una concentración e intensidad impropia de alguien que se ha pegado una paliza descomunal. Un ejemplo de fuerza y resistencia.

Los viejos dragones aguantaron las embestidas durante buena parte del partido hasta que la insistencia y empuje de los Barbarians rompieron la línea, permitiéndoles ensayar a placer.

Los Añejos no bajaron los brazos, pero cada paso que se daba tenía que ser impulsado con una enorme fuerza de voluntad, con el consiguiente riesgo de un posible placaje retardado, que afortunadamente no sucedió.

Digno de mención cómo se coordinó el combinado rival compuesto por miembros de diferentes equipos. Lo hizo con una efectividad notable, parecía que estaban acostumbrados a bregar juntos de forma habitual.

Esa coordinación derivó en un segundo ensayo a su favor, cerrando el marcador en 2-0.

El partido concluyó sin más singularidad que la de haber concluido el torneo.

 

Acabados ya los compromisos de partidos, nos dirigimos a ver la final del torneo entre los dos equipos del VRACs. Un partido que aunque en el contexto amistoso de un festival de veteranos tenía una base de rivalidad fraticida….

Afortunadamente la singularidad espacio temporal entraba en su recta final y poco a poco alguna anomalía se iba disipando como la meteorológica (para que acabara la anomalía de falta de sensatez entre la tropa de puretas aún le quedaba rato…). Cuando estábamos bajo cubierta, el efecto del calor extremo de todo el día, había generado nubes cumulonimbos de evolución diurna de desarrollo vertical acabaron formando estructuras pileus, y con ello …. Un chaparrón del copón de la vela. Qué refrescante fueron esas gotas de no menos de 5 litros cada gota….

Refrescados por una versión de chirimiri propia del tipo de festival en el que participábamos, empezando a enfriarnos y con ello aflorando los dolores de golpes, torceduras y contracturas, fuimos poco a poco a los vestuarios para prepararnos para el tercer tiempo, el cuarto, los que se prestaran, …

 

En el parte de bajas de los partidos de la tarde, cabe destacar Juanín, Jaime y Chino.

Juanín, en una entrega habitual en él, percutió para romper la línea con el hombro, del impacto empezó a notar dolor abdominal en el costado opuesto. Llevado en volandas por otros dragones acudió a la tienda de campaña medicalizada, en la que un matasanos con un criterio sólo comparable con su increíble sensibilidad, le espetó “igual es una hemorragia interna y tienes algún órgano destrozado”. Hala para el hospital echando chispas… Afortunadamente había sido sólo una contusión. Ni el Dr. House hubiera hecho un diagnóstico más preciso.

Jaime, peleándose en una disputa por el balón notó como la rodilla no le respondía … , se presagiaba una avería importante, Jaime combinó la toma de drogas farmacológicas con remedios más mundanos (dame cerveza a ver si se me pasa). Las radiografías dieron como resultado que la lesión era menor, sin más consecuencias que el dolor de una contusión más fuerte de lo normal.

Chino, en el partido contra el Barbarians CRC-Fuencarral, en nuestra zona de 22, recibió un balón a la mano, empezó a correr de lado y cuando un rival se acercó, soltó un alarido desplomándose y llevándose la mano a la pierna derecha. Por el esfuerzo de todo el día y del calor, había tenido un tirón muscular que lo dejó tendido en el verde. Algún mal pensado podría haber llegado a pensar que como delantero no se había visto nunca en una igual de correr más de 3 metros sin percutir y que no tenía claro cómo continuar. Pero todos sabemos que eso nunca fue así. Afortunadamente, este caso también quedó en sólo un susto.

 

Tras el recuento de bajas con problemas físicos significativos, lo mentales veían ya desde Madrid, y una vez pasados por las duchas (después de todo el día quejándose del calor alguno se quejó de que el agua salía fría … en fin, paso de comentarlo), nos fuimos de cabeza al abrevadero que había en la entrada de las instalaciones … el colapso fue monumental. Que si los tiradores son de marca A, y los barriles B, que si patatín, que si patatán,… el caso que una horda de puretas aguardó pacientemente a su líquido elemento hasta que nos hartamos y enfilamos a hotel…. Frentes al que descubrimos un fantástico tugurio, el Liverpool.

Un fantástico sitio en el que nos sirvieron unas más que ansiadas cervezas y comentar la jornada, que si Miguel se salió en su estreno con camiseta añejil, que David Boy se reafirmó y consolidó en su posición como apertura, dando la tranquilidad que tenemos una sólida conexión entre medio melé y línea de tres cuartos, que si a JJ se le cae el balón de las manos en línea de 5, que si con Mito las touches son una rifa, …

En ese sitio, en ese, pudimos por fin brindar por el cumpleaños de Cuadrado, preludio de cantos y vítores liderados por Geppeto, Ayerdi, Ñigo y compañía.

Rafa nos recordó que teníamos que ir desfilando hacia CÚPULA DEL MILENIO donde estaría la cena. Mito, dijo que con los 30 segundos que faltaban le daba tiempo sobrado a tomarse por lo menos 3 cervezas…

Las vueltas que dimos, ni me acuerdo, pero al final llegamos a la cúpula, donde accedimos gracias a unas preciosas pulseritas identificativas.

Allí nos aguardaba surtidores de cerveza a disposición, y queso, mucho queso, cantidad de queso que hubiera hecho que un ejército de ratones se empachara.

 

Bares de Copas

Los supervivientes de estas gestas, más dejándose llevar que por plena convicción acabaron en un garito de copas con una música extraordinaria … Escenario perfecto para seguir dejándose querer por la barra y sus brebajes ….

Algunos intentando arrancar la dichosa pulserita a bocados, otros con chapas de botellines, … otros que habían seguido consejos propios de la inquisición acabaron con la mano estrangulada acudiendo al recurso del fuego. Demasiado poco nos pasa.

En cualquier caso, llegada las 2 am … el tipo de la música del antro, velando por el descanso y recuperación de alguno de nosotros, tuvo la cortesía de poner música electrónica … provocando estampida de más de uno, que llegamos deambulando hasta el hotel, siguiendo las indicaciones del navegador móvil en mano…. Y me pregunto yo, ¿Cómo diablos se apañarían antes sin el Google Maps los “veteranos”? Porque los que éramos jóvenes, mapa en mano, antes o después llegabas, pero … ¿con la presbicia propia de nuestra edad? Ni de coña.

Cuentan rumores nocturnos, que un grupo de descarriados tuvieron aún el ánimo de hacer una parada logística en el Liverpool y brindar con una extraordinaria camarera. Extraordinaria, no porque fuera encantadora y estuviera rebosante de virtudes, que seguro que también, sino porque para aguantar a varios viejos dragones a esas horas, hay que ser extraordinario.

Al día siguiente, la singularidad espacio temporal se había disipado, y poco a poco nos fuimos despertando todos entre dolores y magulladuras del día anterior, bajando como pudimos a una cafetería cercana.

Entre quejas y muecas de dolor, mientras compartíamos risas y anécdotas de la noche anterior, entre otras, apareció una foto digna de mención, una foto de Oterix interpretando el papel de ballena varada y desatendida por su compañero de habitación Colme … todo un espectáculo, que más que retratar al cetáceo, retrataba al reportero gráfico… (si llega a las manos de Greenpeace, date por jodido, Colme).

Apuradas las tazas de café, los viejos dragones fueron ordenándose por grupos de coches para enrutar hacia tierras capitalinas…. Para acabar con una extraordinaria jornada.

Una jornada que ha sido providencial para afianzar el equipo como colectivo, que en fases de pandemia había llegado a involucionar como un mero grupo, una jornada que ha sacado lo mejor de cada uno para propiciar una cohesión y fortaleza digna de ser guinda de final de temporada.

Y un servidor, tras tal broche de oro de temporada, no pudo evitar tener dudas sobe tomar de forma inmediata el shuttle de regreso a Pandora, … o esperar unos días y considerar nuevos retos ….

 

Fernando San Martin “Avatar”

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!